Nuestros Servicios - Oncología General

El Cáncer es consecuencia de una proliferación continua y descontrolada de células anormales que tienen la capacidad de invadir otros órganos o tejidos. Hoy en día es la segunda causa de muerte en frecuencia en el mundo luego de la enfermedad coronaria (infartos cardíacos).

El cáncer puede formarse a partir de cualquier tipo de célula del cuerpo. No es una enfermedad única sino un conjunto de enfermedades que varían en cuanto a su diagnóstico y tratamiento. Existen muchas formas distintas de cáncer. El cáncer más común, derivado de las células que recubren los órganos, son llamados carcinomas. Ej.: carcinoma de mama, de pulmón, de próstata, etc. Otro tipo de canceres, llamados tumores hematológicos o de la sangre (o ganglios), son las leucemias y los linfomas. Es importante entender que el cáncer no es una enfermedad contagiosa. Los factores más importantes que pueden desencadenar la formación de cáncer son: el tabaco, el alcohol, las radiaciones, algunas infecciones y ciertas exposiciones laborales (como por ejemplo, el amianto). Los factores hereditarios también contribuyen a la formación del cáncer. Es clave reconocer que mucho de estos factores son prevenibles o evitables, como el hecho de no fumar o beber alcohol moderadamente.

Hoy en día, muchos canceres se curan ya que contamos con métodos de detección temprana y de tratamiento sofisticados y modernos. Es de vital importancia que cada persona realice sistemáticamente ciertos estudios de prevención, como la mamografía a partir de los 40 años para detectar el cáncer de mama en las mujeres (o a edades mas tempranas en aquellas con antecedentes familiares de cáncer de mama) en estadio temprano, o el Papanicolau a partir de la adolescencia para prevenir el cáncer de cuello uterino.

Las principales modalidades de tratamiento del cáncer son: la cirugía, la quimioterapia, la radioterapia, la inmunoterapia y en los últimos años se han afortunadamente agregado a nuestro arsenal terapéutico los anticuerpos monoclonales y las terapias dirigidas contra blancos moleculares, tratamientos muy costosos pero de potencial mayor efectividad y menor toxicidad.

Hay que tener muy en cuenta que cada cáncer diferente tiene tratamiento, pronóstico y evolución diferente. Algunos canceres se curan solo con cirugía y otros se curan solo con quimioterapia. Otros se tratan con una combinación de ambos ó con una combinación de inmunoterapia y cirugía, etc.

Hay algunas cosas que podemos hacer y que son altamente recomendables para reducir el riesgo de cáncer y son: realizar actividad física y evitar la obesidad. Las investigaciones científicas demuestran que las personas que practican actividad física corren menos riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer como por ejemplo: cáncer de colon, mama, próstata y cáncer de pulmón. Controlar la cantidad de alcohol que consumimos ya que beber mucho alcohol está relacionado con varios tipos de cáncer, el de hígado, el de estómago y de boca. Por supuesto también, evitar fumar. El tabaco es la principal causa de muerte por cáncer de pulmón, además de desencadenar otros canceres como el de páncreas, vejiga, lengua, esófago, etc. También se aconseja proteger la piel de la luz solar evitando los horarios pico y utilizando bloqueador solar.

Siempre es recomendable contar con un médico clínico de cabecera a quien consultar y con quien asesorarnos.