Giovanni Marchetti

Hola Fundaleu, quiero compartir mi testimonio desde Santa Cruz, Bolivia.

Mi nombre es Giovanni Marchetti y en diciembre del 2009 me diagnosticaron un LLA a mis 35 años, se pueden imaginar ya el dolor que pasé esos días y durante las fiestas de fin de año, pues en ese momento tenía una niña de 3 años y bebé de 10 meses, quienes después fueron mi fuerza para luchar. Por esas fechas, lo único que sabía de la Leucemia es que era algo mortal, nada más; solo pensé que moriría.

Al diagnosticarme acá en Santa Cruz comencé tratamiento inmediatamente, pero alguien de mi ciudad que ya había estado en Fundaleu y que también es un testimonio viviente en la actualidad, me dijo que acuda a ustedes; entonces viajé a Buenos Aires a buscar su ayuda; y si la encontré, ustedes me dieron esperanzas para luchar por mi vida. Me hicieron ver cuán adelantada esta la medicina en este campo y que había grandes esperanzas de vida. Me lo hicieron ver mucho menos grave de cómo yo lo pensaba. Pude ver sobre todas las cosas, UN EQUIPO DE PERSONAS DISPUESTAS A LUCHAR POR MI VIDA, y así lo hicieron, entre todos ustedes  lucharon por mi vida y me dieron otra oportunidad con la bendición de Dios.

Al llegar allá, mi primer contacto fue Fabiana Forte, me facilitó todo en mi relación inicial con Fundaleu, me ayudó enormemente, no la olvidaré nunca. Luego conocí a la Dra. Isolda, quien me dio todos los cuidados y el cariño durante mis terapias. ¿Cómo olvidar también a Emilio de enfermería? El me dijo que cuando estuviera bien, que fuese a conocer al puerto de frutos en Tigre, que era hermoso. Después pude ir muchas veces a ese lugar. Gracias mil a Emilio y a todos los de enfermería, son todos unos capos. Gracias a las chicas de la Recepción, a todos los médicos, a las chicas de la limpieza, a los guardias; todos me hicieron sentir querido y valioso. Gracias a los chicos de farmacia, a Claudio y olvidé el nombre del doctor que se encarga de farmacia.

La primera vez que estuve en Fundaleu, me hicieron todas las pruebas y  me confirmaron mi diagnóstico de Santa Cruz, además de darme el protocolo de quimios a seguir en mi ciudad. Retorné a Bolivia a seguir mi tratamiento.

Posteriormente estuve yendo periódicamente a BsAs hasta que logré mi remisión en el año 2012. En una de mis tantas idas a Fundaleu pude llevar las muestras de sangre de mis 3 hermanas para determinar la compatibilidad, y resultó que una de ellas era 100% compatible. Hice esto porque me dijeron que podía haber una recaída, y que la opción y solución definitiva era el trasplante de médula. Con mi hermana compatible me dejaba más tranquilo y veía que Dios me mandaba una señal de que una solución se iba consolidando.

En el 2013 tuve la recaída, y no puedo olvidar la forma tan tranquila en que la Dra. Isolda me dijo: “¿recaíste?”, cuando me vio; y me dijo además, “No pasa nada, vamos al trasplante”. Me dio mucha tranquilidad la forma en que me habló, eso me ayudó a que encarara esta etapa con más fuerza y valor.

Vino el trasplante el 1ro de Octubre del 2013, era un equipo increíble el que luchaba por mi vida a cada minuto. No descansaron hasta lograr que yo superara esta adversidad. En mi trasplante conocí a la Dra Guillermina, a quien recuerdo con mucho cariño y gratitud, y con quien mantengo comunicación pues le envío algunos laboratorios todavía de manera periódica. Siempre me responde con mucho cariño y profesionalismo.

Acá dejo fotos celebrando mis 4 años de trasplante. Se que serán mucho más.

SI ESTAS EN FUNDALEU, ESTA SEGURO QUE ELLOS SON LOS MEJORES, LO MAS HUMANOS, SON TU EQUIPO QUE TE LLEVARA A LA VICTORIA.

GRACIAS FUNDALEU POR TODO. GRACIAS DIOS POR FUNDALEU.

 

Pd: LA QUE ESTA CONMIGO A SOLAS EN UNA DE LAS FOTOS, ES MI HERMANA Y DONANTE, LORENA MARCHETTI. YO LA LLAMO “MI OTRA MADRE”.

WhatsApp Turnos Online