Paula Lafón

Si me testimonio ayuda…AQUÍ VA!!!!

Mi nombre es Paula, tengo 40 años, soy docente de primaria y vivo en C.A.B.A. en el barrio de Villa del Parque.

Me siento feliz de poder sumarme a esta iniciativa, una de las tantas de FUNDALEU, y de esta manera poder ayudar.  Me gustaría ser breve, para no aburrir y deseo que mi mensaje de verdad aliente a quienes HOY  la están luchando. A mí me dijeron muchas veces esta frase que en su momento no comprendía y es “TODO PASA”. Hoy la comprendí y te digo… tené FE, que así será.

Un poquito de mi historia… Antes de cumplir los tan ansiados 30 años comencé a sentir un cansancio raro, dolor en el pecho, en los ganglios de las axilas, bajé de peso… Realmente, desconocía qué me estaba pasando, pero sabía que algo no andaba bien. Luego de hacerme varios estudios en San Camilo, el primer lugar al que le agradezco por hacer todo lo correcto, acompañarme y aconsejarme… Me confirman lo que ya me habían anticipado con mucho cuidado… Tenía Linfoma de Hodgkin.

Si sabía lo que era… La verdad es que no, además sentí en ese momento que no quería enterarme… porque en mi interior algo me decía que no era bueno. El hematólogo, D´Antonio, quien me trató de una manera muy humana y afectuosa, fue quien me dijo que allí no hacían ese tipo de tratamientos, pero me recomendaba sin dudarlo FUNDALEU. Gracias a Dios, lo tenía en mi prepaga y con todos los estudios fui para saber de qué se trataba.

No puedo dejar de contarles que toda mi familia estaba viviendo en España. Yo, acá, en Argentina, en ese momento de novia… Pero sin mis padres, ni mi hermana.

Mi mamá viajó para estar conmigo… Ya sabíamos que había que transitar un tipo de cáncer. La palabra que hasta ese momento, no podía ni mencionar. Es liberador poder decirla hoy, sin miedo alguno.

Una vez allí, nos recibió a mi mamá, a mi tía (la gemela de mamá) y a mí, la doctora Isolda Fernández, y nos explicó sobre la enfermedad, el tratamiento… Me temblaba todo mientras ella hablaba y la incertidumbre que las tres teníamos era inmensa. Pero lo que más recuerdo, a pesar del miedo, de no entender nada… Fueron las palabras de Isolda: “Vas a estar bien”. ¿Ves ese chico que salió recién?… Tuvo lo mismo que vos, y hoy… está curado”.

No sabía bien lo que me esperaba, pero desde ese momento me dije… “Yo quiero vivir. Soy joven y tengo mucho todavía por delante”. No dudé nunca, a pesar del desconocimiento, del golpe… de los 30 años que me sorprendieron con algo impensado… en que iba  a salir de esa enfermedad.

¿Cómo pude? Esto es lo que me gustaría dejarte: CONFIANZA: cada una de las personas que están en FUNDALEU harán lo que sea para que, tanto vos, como tu familia estén lo mejor posible. Y digo TODXS, porque no se puede dejar a nadie afuera, de verdad… recepcionistas, seguridad, enfermeros/as, médicos/as, personal administrativo, psicólogos/as, nutricionista… TODOS van a estar atentos, son profesionales, “muy humanos”, saben lo que hacen y te brindarán sin dudar lo mejor para vos y,  resalto, para tu familia.

PONÉ LO MEJOR DE VOS: Creo que es importantísimo este aspecto. Ellos ponen todo, despreocupate y hacé todo lo que te digan. Pero poner una actitud positiva, de FE y compromiso con el tratamiento y con quienes están para acompañarte a sanar, es fundamental.

DEJATE MIMAR: Por familia, amigos, pareja… y por la gente de FUNDALEU que también, cada uno desde el lugar que le toque estar, serán un mimo en el medio de lo que tengas que atravesar.

Siento emoción cada vez que voy a FUNDALEU  a hacerme mi control. Miro hacia atrás y recuerdo todo por lo que pasé junto a mi familia, amigos, novio y la gente querida de esta Fundación.

El tratamiento fue más corto de lo que esperaba, supe aceptar que para sanar tenía que pasar por algunas cosas que no me gustaban, pero día a día sentía que todo lo que hacía, valía la pena.

Quiero dejarte este mensaje: “LA ÚNICA BATALLA QUE SE PIERDE ES LA QUE SE ABANDONA”. Estás en las mejores manos, poné todo de vos. Ojalá mi experiencia te sirva. Hace diez años que logré curarme y deseo con todo mi corazón que quienes lean esto, también lo hagan.

Mi humilde historia. Te mando fuerzas, ánimo… ¡TODO PASA!

Ma. Paula Lafón

22/10/2017

WhatsApp chat