Yamila Martin Ferlaino

Soy Yamila Martin Ferlaino. Fui, soy y siempre seré hincha de Racing y paciente de FUNDALEU. Me diagnosticaron CA de Mama E-III a los 30 años en el año 2010. Mi historia no es original. Es una de las tantas otras historias acerca de personas que deciden ser la mejor versión de si mismas, incluso cuando tenés cáncer.

 

Pero soy parte de la Comunidad. Soy una más que vive todos los días.

 

A los 29 no te imaginas tener cáncer. Tus miedos e inseguridades pasan por otro lado. Mi médico me dijo: “Petisa tenés cáncer”. Y fue el momento de tomar una decisión. No podía cambiar el diagnostico, eso venia dado… tenia cáncer. Pero podía decidir cómo iba a vivir esa etapa de mi vida. Tampoco podía decidir si me iba a recuperar, por más que queramos lejos estamos de ser dioses. Pero podía decir que hacer con lo que me estaba pasando. Decidí concentrarme en las cosas en las que pudiera verdaderamente influir. La manera en la que viví mi enfermedad no fue una consecuencia, no fue una causa, no fue una circunstancia. FUE UNA DECISION.

 

Una amiga, Patricia, me propuso abrir un grupo de Facebook y hacer de esto algo compartido. Lo hicimos: La Comandante Martin cobró vida. VIDA. Los invito a recorrerlo, es publico y abierto: https://www.facebook.com/groups/134829806580782/

 

Mi tratamiento incluyó, entre incontables cirugías, rayos y demás yerbas 12 sesiones de quimioterapia en FUNDALEU. Ahí me dejaron ser yo misma. Decidí que mis sesiones podían ser divertidas; así que siempre planificamos algo diferente para hacer. Decidí que las personas queridas son parte del proceso, así que estuvieron siempre incluidas. El equipo de FUNDALEU fue uno más en mi red de contención haciendo siempre de nuestros encuentros un momento feliz.

 

Durante los infinitos meses que luché por seguir viva, decidí que iba a seguir siendo rebelde, irreverente; que iba a mirar al cáncer a la cara y decirle que no era el dueño de mi vida. Que yo tomaba las decisiones de qué hacer conmigo, por el tiempo que tuviera disponible y que mi decisión de lucha era ser feliz, siempre, ante todo y por sobre todas las cosas.

 

No busqué ningún por qué. No me interesa. Busqué momentos. Busqué incansablemente ver la parte linda de la vida. Me lo debía a mí misma, y al fin de cuentas, como transitar la enfermedad fue mi decisión.

 

Hoy, 7 años después, me puede pisar un auto mañana. La incertidumbre del futuro siempre esta ahí. No sé si todo está escrito o si hacemos nuestro propio destino. Yo, por las dudas, decido mirar antes de cruzar la calle con una sonrisa y no dejo que termine el día sin haber hecho algo que me haga feliz.

 

 

Raul y Gimena del Equipo Fundaleu son todo.

La Comandante Martin.

WhatsApp Turnos Online